Tema 14: Estado actual de los hospitales católicos en América del Sur

Retos económicos, socio-políticos, culturales y religiosos: Mirada al pasado; Estadísticas; Tendencias; Desafíos; Presencia de la Iglesia en los Hospitales

Mirada al pasado

La presencia de la Iglesia en las Instituciones sanitarias de América del Sur es muy significativa. Desde inicios de la Colonia, en el Siglo XVI, se puede afirmar que fue la Iglesia la iniciadora y gestora de los primeros Hospitales, extendiendo sus beneficios más allá de los conquistadores, a la población nativa en general. Vale la pena mencionar los "Hospitales Doctrina" gestionados por Ordenes Religiosas y en los cuales, además de la dimensión médico-curativa, se realizaba la evangelización mediante enseñanza, catequesis, sacramentos y otras actividades misioneras que eran animadas desde el Hospital.

De esta manera la Iglesia continuó el Espíritu de Cristo, quien en su ministerio, se compadeció de los enfermos y les devolvía no sólo la salud física, sino también la espiritual (Mc 1,32-34; 2,1-12; 6,53-56).

 Los testimonios históricos de los primeros evangelizadotes, en la defensa de los indígenas en todas las dimensiones de su vida, son reconocidos y valorados (DP.8). Las diversas órdenes religiosas que continuaron el proceso evangelizador como los Franciscanos, Dominicos, Agustinos, y las Ordenes religiosas hospitalarias mantuvieron a lo largo de los siglos la obra de atención y asistencia sanitaria como una obra evangelizadora.

Desde los orígenes de nuestra Evangelización surgieron infinidad de Hospitales cuya razón de ser era expresar la misericordia cristiana; cofradías antiguas, que fundan, pagan y administran hospitales, en relación con hospitales romanos.

Los evangelizadores sintieron la necesidad tanto de construir el edificio de la iglesia para la congregación espiritual de los nuevos cristianos, en los pueblos fundados, como de crear y edificar instituciones hospitalarias, para funcionar con personal, normas y estructuras totalmente cristianas.

Esta es la razón de ser de las Cofradías del Espíritu Santo, de "El voto de hospitalidad", de los "Conventos-hospitales", de los "hospitales-doctrina". Muchos hospitales de la Iglesia católica eran conocidos con el nombre de "hospital-doctrina", porque los mismos tenían como objetivo: ser lugares de evangelización, que se proyectaba fuera de la misma estructura hospitalaria.

Es de notar la existencia de mártires de la hospitalidad en varias naciones de América Latina. Así como recordar la erección del primer hospital del nuevo mundo en República Dominicana. Los orígenes y desarrollo de los hospitales en México.

En Cartagena de Indias la presencia de los hospitalarios de San Juan de Dios; y en general, las Ordenes Hospitalarias en América Latina.

Puede afirmarse que las instituciones de salud nacieron en este continente de la mano de la Iglesia: diócesis y comunidades religiosas fundaron hospitales a lo largo y ancho del territorio. Todavía hoy existen en todos los países de nuestro Continente muchos hospitales públicos que conservan y valoran estar bajo la advocación de nuestro santoral cristiano.

Estadísticas

La Iglesia en América del Sur juega un papel importante en cuanto a la oferta de servicios de salud, ya sea en Hospitales, Centros de Salud o Instituciones de beneficencia Orfanatos, Hogares de ancianos, Centros de acogida a madres gestantes, etc.

Las cifras que ofrece el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes de Salud son muy significativas: la Iglesia gestiona un total de 1678 Centros, el 61% de ellos son Hospitales. En cuanto a la propiedad de los Centros, el 60% son propiedad de las diócesis o de Órdenes religiosas, y el restante 40% lo administra la Iglesia, con el apoyo de los gobiernos o de entes privados no religiosos.

Los hospitales católicos representan en América del Sur un alto porcentaje de la oferta de salud institucional: los rangos van del 15% al 50% según sea el país. Estos porcentajes aumentan en algunos sectores especializados, por ejemplo, en cuanto a Hospitales psiquiátricos, Centros para ancianos y para enfermos crónicos o terminales.

Tendencias

En América del Sur se están presentando procesos de modernización del Estado y del Sector Salud. Los cambios principales en el funcionamiento y estructura del Sector son los siguientes:

-La privatización y comercialización del sector.

-La descentralización.

-La autonomía administrativa.

-Las nuevas modalidades de financiamiento.

-El énfasis en el control y recuperación de costos.

-La incorporación de paquetes básicos en la oferta de salud.

Todo lo anterior, con miras a la ampliación de la cobertura y de la oferta de servicios de salud. El Estado se retira de la prestación directa de los servicios de salud, pero crea leyes marco para normar su prestación y ejecuta funciones esenciales de salud pública, como diseñar políticas sanitarias y controlar la prestación efectiva del servicio. En la última década, el sector de seguridad social fue el que encabezó el crecimiento del gasto público.

Las reformas actuales están dirigidas a redefinir el papel de los gobiernos en la gestión de los sistemas de salud y a garantizar el acceso equitativo de toda la población a los servicios. Los nuevos sistemas de salud hacen hincapié en:

-La influencia de la economía de mercado.

-La autogestión.

-El pluralismo institucional en el financiamiento y la provisión de servicios.

-La incorporación de nuevas tecnologías.

-La eficiencia, el control y recuperación de costos.

Las Instituciones de Iglesia tienen que entrar en estas nuevas dinámicas, ya sea como administradoras de Centros del Estado o como prestadores privados de servicios de salud. Los nuevos modelos contabilizan al paciente como cliente, las prestaciones se analizan desde la perspectiva costo-beneficio y aún los hospitales públicos y de beneficencia están siendo presionados a autosostenerse o a cerrar si no lo logran.

Hoy se insiste mucho en la promoción de salud y la prevención y control de enfermedades; ello su- pone la intervención estatal destinada a producir cambios en el nivel de vida de las poblaciones marginadas y eliminar las desigualdades injustas en términos de salud y bienestar colectivo. Aquí también juega la Iglesia un papel importante, como agente de cambio que promueve de muchas maneras la elevación del nivel de vida de las poblaciones marginadas, lo cual tiene un impacto favorable en la salud.

Una tendencia que se puede señalar respecto a la presencia de la Iglesia en este Sector, es la preferencia por obras pequeñas, de acompañamiento y servicio en salud primaria a los sectores empobrecidos. Dispensarios, Centros de Salud, obras dedicadas a la prevención y educación en salud de la población de escasos recursos, centros de rehabilitación para drogadictos, etc. La presencia en grandes hospitales ya no es la tendencia dominante, especialmente en cuanto a la dirección y propiedad del Centro hospitalario; se conservan los existentes, pero difícilmente se abren nuevos hospitales de la Iglesia, debido a la complejidad de este tipo de obras y la normatividad existente, con criterios mercantiles y de fuerte competitividad entre empresas aseguradoras de la salud. Esta situación está exigiendo la presencia de equipos de evangelizadores (servicio religioso) en los grandes hospitales, sean públicos o privados; lo cual exige formación de pastoralístas de la salud y la organización y financiamiento de sus servicios.

Desafíos

  • Empobrecimiento de la población. Crisis económica en casi todos los países de la región. Al mismo tiempo, se encarecen los servicios de salud y el costo de las medicinas.
  • Privatización de los servicios de salud. El Estado se retira progresivamente de la responsabilidad de garantizar salud a toda la población y prefiere incentivar los mecanismos privados.
  • La comercialización de la medicina y de los servicios médicos. El modelo neoliberal concibe la institución sanitaria como un negocio más, en el que impera el ánimo de lucro. Hay que bajar costos y aumentar las ganancias. El actual modelo lleva a la crisis financiera de muchos hospitales por las condiciones que imponen las empresa aseguradoras y el incumplimiento en los pagos por parte de estas mimas empresas o del Estado.
  • El olvido y abandono de ciertos sectores: ancianos, enfermo mentales, enfermos crónicos, incurables, deficientes físicos.
  • Una dificultad que se está viviendo en varios de nuestros países es la escasez de religiosos y religiosas en las instituciones de salud. La escasez de vocaciones, la resistencia de algunos religiosos a vivir su misión en el marco de grandes instituciones en las que son vistos como "el patrón", la dificultad creciente en la prestación de los servicios según el actual modelo neoliberal, ponen en crisis a muchos hospitales católicos de la región.
  • Al mismo tiempo, se está dando una mayor participación y formación del laico para el servicio pastoral en hospitales de la Iglesia y aún del sector público u oficial. La pastoral de salud en el hospital viene a ser un componente esencial en el compromiso de la Iglesia en este sector. Promueve la humanización, está pendiente de la atención personalizada, respeta el proceso psicológico y espiritual del paciente y de la familia, favorece una visión trascendente. Todo ello es valorado por los usuarios de los hospitales católicos.
  • Hay escasez de capellanes y de voluntarios católicos en los hospitales públicos. Muchas veces se debe a falta de una legislación o acuerdo que establezca el derecho a la asistencia religiosa ( con un sostenimiento básico por parte del Estado ), otras veces es por falta de conciencia de la importancia del servicio religioso hospitalario por parte de las Diócesis.

Presencia de la Iglesia en los hospitales

Cabe señalar los siguientes aspectos como puntos que se han de tener en cuenta, y en donde ya se están asumiendo para valorarlos, mantenerlos y perfeccionarlos:

1. Organización de la Pastoral de Hospitales como parte de la pastoral orgánica de la Diócesis. La designación de capellanes.

2. Estructuración del servicio religioso hospitalario. Acuerdo con las entidades públicas y privadas.

3. Formación de Agentes de Pastoral para Hospitales.

4. Promover la Humanización y el servicio integral al enfermo.

5. Promover el acompañamiento espiritual al enfermo, a su familia, a los agentes de salud del hospital. Sacramentos, catequesis, oración, liturgia. Tomar conciencia de que es un momento privilegiado para la evangelización.

6. Organizar y ser parte de los Comités de ética hospitalaria. Promover el conocimiento de la bioética desde los criterios del Magisterio de la Iglesia.

Dolentium Hominum Nº 52-2003

S.E. Mons. CARLOS AGUIAR RETES

Obispo de Texcoco y Secretario General del CELAM

Volver Pag. Inicial

 

Hospitales católicos

Webmaster: Pbro. José Luis Gallotto

Si queres comunicarte con nosotros, escribinos a:  info@agentespastoral.com.ar

Queremos seguir creciendo en este servicio, tu aporte nos ayudará a mejorar

Ubicación Geográfica de la Diócesis de Rafaela